La infidelidad virtual, no se salva nadie/ Opinión