El arroz: sin gracia, pero gracioso