El divorcio: otro enemigo del medio ambiente