Moda & Belleza

¡El conocimiento a órdenes de la belleza!

El criterio médico basado en la experiencia, las bondades de las nuevas tecnologías y al abordaje integral del paciente lograrán en él no solo un rostro joven y armonioso, sino también una mejor calidad de vida.

Por Richard Moreno

-
Fotografías: Andrés Piñate

Fotografías: Andrés Piñate - Andrés Piñate

“El rostro ideal es un conjunto de armonía entre las estructuras que lo componen, tales como las óseas y musculares, la apariencia global de la piel y el equilibrio en los tejidos de sostén, conectivo y graso”. Es la definición de un rostro 10 por parte de una maestra de la estética facial. La doctora Aura Ruiz, médica cirujana, magíster en Medicina Estética y Láser, y profesora de su especialidad en la Universidad Nacional, ha consagrado su vida profesional al conocimiento profundo de la estructura facial y de las tecnologías más avanzadas e idóneas para tratar la piel y así prolongar en el tiempo su calidad, juventud, salud y belleza. 


Dra. Aura, ¿cuáles son las innovaciones más importantes en unidades de energía (láser, radiofrecuencia, microondas, entre otras) para tratar signos de la edad y en qué se especializa cada una?
Hay que tener en cuenta que las energías aplicadas en los tejidos hacen una transformación de ella para generar un efecto terapéutico o un cambio a nivel celular y metabólico. Partiendo de ellos, el láser sigue siendo el gold standard para el rejuvenecimiento facial. Se destaca el láser CO2 fraccionado, el cual genera y estimula la producción de un nuevo colágeno en la piel, gracias a lo cual le brinda sostén y nutrición. 
Actualmente realizamos tratamientos con tecnología de última generación como el láser Smartxide Punto, y su novedoso tratamiento en spray, y el Smartxide2 con Rf (radiofrecuencia simultánea), con los cuales los resultados son cada día mejores, sin dejar marcas cuadriculadas sobre la piel después del procedimiento. Al realizar microcanales de energía sobre la piel podemos combinarlos con sustancias naturales que hacen sinergia y potencializan los efectos deseados. Ejemplo de estos últimos es el plasma rico en plaquetas (PRP).

Por su parte, el láser de CO2 es ideal para múltiples aplicaciones en el rostro, como por ejemplo para el rejuvenecimiento de los párpados sin cirugía; igualmente, para las molestas arrugas del área perioral, comúnmente denominadas “código de barras”. En este punto podemos mejorar sustancialmente esos signos del envejecimiento, la flacidez (incluso del área mandibular y del cuello), las cicatrices dejadas por el acné o secuelas de varicela. Al complementar este tratamiento con la aplicación de microondas coolwaves (Onda) en la grasa submental logramos un tensado y una disminución de la adiposidad en esta zona.  Otras técnicas como el IPL y el láser Nd Yag mejoran sustancialmente las manchas ocasionadas por el sol, la laxitud de la piel y la vascularidad generada por el fotodaño. 

¿Cuáles son los criterios más relevantes que usted evalúa para la aplicación de estas tecnologías?
Para lograr un resultado satisfactorio en mis pacientes siempre debemos empezar por hacer una valoración general, escuchar sus necesidades y sentires, conocer sus hábitos y todo aquello que pueda afectar su calidad de vida. Posteriormente hacemos una valoración minuciosa de todo el rostro incluyendo el cuello y el escote, y dependiendo de su estado se define qué tratamiento es el mejor y si es necesario hacer una preparación previa o no.
En su práctica, ¿qué importancia le da a la prevención desde edades jóvenes para retardar  el deterioro natural de la piel? 
Como médica especialista en medicina estética, mi objetivo principal es mejorar la calidad de vida de mis pacientes, hombres y mujeres. Recomiendo   medidas preventivas a cualquier edad, entre ellas, buena alimentación, protección solar, mejorar hábitos de vida y sueño y actividad física. Todo está dentro de cada persona y somos un todo, si estamos bien lo vamos a reflejar en nuestro rostro. Por eso el abordaje debe ser integral; así el éxito de los tratamientos está garantizado. 


Una reflexión completamente aplicable al propósito de conseguir o mantener un rostro 10… 
El rostro 10 no solo depende de una estructura; terapias combinadas, como los redensificadores de colágeno y el ácido hialurónico, son necesarias. Estas ayudan a mejorar las depresiones naturales generadas por el envejecimiento y a estimular las sustancias necesarias para mantener el colágeno natural. La toxina botulínica, por su parte, previene que se formen las arrugas en profundidad. Es un tratamiento ideal y preventivo que se puede aplicar en una paciente joven después de los 25 años. 
¿Si yo tengo más de 50 años, estas tecnologías lograrían cambios significativos en mí y me ayudaría a tener ese rostro 10? 
El cuidado de la piel debe hacerse desde más temprana edad, pero si llegados los 50 años, la persona no se ha realizado ningún tipo de cuidado, es necesario empezar de inmediato para retardar esos signos del envejecimiento. Tecnologías como el láser de CO2 fraccionado+ RF estimulan el metabolismo celular para generar colágeno, ya que después de los 50 también llega la menopausia, etapa en la cual las mujeres experimentan cambios bruscos en su organismo por la disminución de sus estrógenos.

También se consideran alternativas como el láser, la RF y el Hifus más terapias complementarias como ácido hialurónico y redensificiadores de colágeno (entre ellos, policaprolactona, ácido poliláctico o hidroxiapatita de calcio) para lograr así un rejuvenecimiento 4D, ¡el rostro 10 y pacientes felices! 


Dirección: calle 127 #20-16 cons. 418

En esta nota

  • Belleza
  • Cirugía Plástica

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Moda & Belleza