Moda & Belleza

Dr. Christian Montes, MD  Cirugías plásticas: ¡lo que no te cuentan y es indispensable saber!

Nunca te permitas llegar a una sala de operaciones sin que tu cirujano tratante te haya resuelto todas tus dudas, inquietudes e incertidumbres sobre lo que experimentarás durante y después del procedimiento.

Por Sandra Real

-

“Más allá del acto quirúrgico, lo importante en este campo es la buena relación y comunicación médico-paciente”. Lo dice una autoridad en la materia, quien invita a no operar sin antes hablar.

Tú tienes derecho a ello y tu cirujano, el deber de darte respuestas precisas, ajustadas a la realidad, así como también de hablarte sobre aspectos fundamentales que se involucran en un acto quirúrgico, como cicatrización, recuperación, dolor, expectativas de resultados, temas a los cuales no se les dedica mucho tiempo en la consulta y por ende suelen ser objeto de mitos y preconcepciones erróneas o sobredimensionadas.

Conversamos sobre ellos con el cirujano plástico estético y reconstructivo Christian Montes, quien además es conferencista internacional.

Aló: Doctor, empecemos por reflexionar sobre las expectativas de los pacientes cuando desean hacerse una cirugía estética.

Este es uno de los asuntos sobre los que más se debería hablar antes de practicarse el acto quirúrgico. Pero eso no sucede con mucha frecuencia. Nosotros, como profesionales de la cirugía plástica, tenemos la obligación de aterrizar las expectativas de los pacientes y presentarles un panorama lo más cercano posible a sus condiciones, conforme con su estado metabólico, su estructura anatómica, su salud y sus expectativas.

Pueden darse resultados no deseados, que podrían ser inherentes a este tipo de intervenciones, pero que son sorpresivos para el paciente. Ahí es cuando vienen los problemas y el paciente puede interpretarlos sesgadamente como una mala praxis.

¿Es frecuente que las expectativas de los pacientes sean muy distintas a lo que en realidad se puede lograr? ¿Cómo se logra hacer esa conciliación?

La primera pregunta que le hago al paciente es “¿qué es lo que quieres y por qué lo quieres?” Es la más importante. A veces los pacientes me dicen “ay, doctor, yo he venido para que usted me diga qué debo hacerme”. A lo que yo les respondo: “Pero yo necesito saber si lo que tú vienes buscando es compatible con las condiciones corporales que tienes”. La paciente puede venir con la idea de que se va a poner unos senos talla 600, pero su piel, su caja torácica o su glándula mamaria no le dan sino para una talla 300. Una cosa es lo que la gente quiere y otra cosa es lo que médicamente se pueda lograr. Ahí es donde está la importancia de la relación médico-paciente.

Otro caso es cuando el paciente definitivamente no es compatible con lo que desea. Es decir, quien llega por una marcación abdominal, por ejemplo, y lo que tiene es un abdomen dilatado como resultado de un embarazo, lleno de estrías y con flacidez; o es un paciente bariátrico a quien la piel le cuelga y llega diciendo que quiere una lipo. Ahí no hay nada que negociar. El procedimiento que viene buscando no se le puede realizar. Entonces, la pregunta es ¿hasta dónde puedo complacer las expectativas de mi paciente? De eso se trata, pero todo tiene unos límites.

¿Sobre temas como cicatrización y reacciones metabólicas qué podemos decir?

Existen reacciones metabólicas que hacen que los resultados sean muy variados. El cuerpo es una creación compleja que tiene reacciones diversas ante cualquier tipo de procedimientos. Así como hay personas que cicatrizan muy bien, a quienes prácticamente no se les ve nada, hay otras que cicatrizan como si tuvieran un gusano.

La cicatrización es un tema muy controversial, pero es un deber explicarle al paciente sus posibilidades. ¿Cómo lo hago yo? Primero, los pacientes de tez morena tienden a tener una cicatrización viciosa o alterada, que producen cicatrices hipertróficas o queloides, aquellas gruesas y oscuras. Lo otro son los antecedentes. Si ha tenido cirugías previas podemos ver cómo cicatrizaron y eso nos da una idea de cómo se dará en esta ocasión. Eso es muy importante porque puede suceder que la cirugía quede perfecta, pero el paciente solo se queje de la cicatriz. Cabe anotar que si el paciente tiende a cicatrizar de manera queloide también se le debe indicar que esta se puede tratar posteriormente.

Otro tema sobre el que hay muchas creencias equivocadas es la edad…

Si bien la edad es un factor predisponente a que los procesos sean un poco más perezosos en cuanto a recuperación, no es una condición sine qua non. En cirugía plástica 2 + 2 no son 4. Tengo pacientes de 25 años que tienen un metabolismo pésimo porque trasnochan mucho, beben, fuman, son sedentarios; por ende, la recuperación en ellos es mucho más compleja y demorada. En contraste, tengo pacientes de 50 o 55 años que tienen una vida saludable, hacen ejercicio, se alimentan bien. Estos tienen una mejor evolución de sus cirugías. Con ello te quiero decir que aun cuando la edad sí es un factor que influye en la recuperación, son mucho más influyentes los aspectos relacionados con el metabolismo y las buenas condiciones de salud.

Y sobre el tema psicológico, doctor, ¿qué tanto debe hablar el cirujano con su paciente.

Mucho. Es el punto de partida. Eso hace parte de un gran campo que es el de la psicología de las cirugías plásticas, que lo dejamos para otra edición porque es muy amplio. ¡No se lo pierdan!

En redes

FB e IG: drchristianmontes

WP: +57 300 307 2122

En esta nota

  • Cirujanos
  • Revista Aló
  • Christian Montes

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Moda & Belleza