Entretenimiento

Laura Acuña... En plenitud

“El equilibrio interior es clave para alcanzar la belleza exterior. Con el equilibrio viene la madurez y la confianza”. Asegura la presentadora santandereana con quien celebramos sus primeros 15 años de carrera en TV.

Por Sandra Real

-

“Mira la luz y cómo se proyecta”. “Y si jugamos un poco con la sombra…” “Hagamos otra toma caminando hacia allá”. “Esta foto refleja paz”. Estas son frases que uno espera de un director de arte o de un fotógrafo, no de una modelo. Pero cuando el personaje en cuestión es Laura Acuña, ella es quien está a cargo. La bellísima santandereana, uno de los rostros más bonitos de la pantalla chica, cumple 15 años en la televisión y hoy celebramos este aniversario en República Dominicana, en el espectacular hotel Hard Rock Punta Cana. Se nota que Laura es santandereana por su constante sonrisa, su carácter frentero y su tono recio. Pero también por su físico. Tiene curvas y una silueta perfectas y unas piernas interminables que se acentúan con los trajes de baño elegidos para esta sesión fotográfica que realizamos en uno de los mejores hoteles todo incluido del Caribe.

Ella opina y sugiere a la hora de elegir la mejor toma. “Una foto es una colaboración de varias personas donde todos vemos juntos cómo hacerlo mejor”, dice Laura mientras reacomoda sus piernas y desordena un poco su pelo. Sonríe con Iety, la maquilladora; hace chistes con Leo, el productor de moda y su amigo, y le habla con la mirada a Giorgio, su fotógrafo de cabecera. El público la conoció en el 2005 en el programa Muy buenos días y hoy es considerada una de las presentadoras más destacadas y una de las mujeres más bellas del país; además, cuenta con su propio formato, ‘La sala de Laura Acuña. Todos estos títulos y responsabilidades harían que cualquier persona perdiera el foco, pero ella parece mantener los pies en la tierra. “Poder para mí no es dinero; poder es autoconocimiento. Es abrir la conciencia. Eso me hace sentir empoderada”, señala Laura, quien cumplió 39 años en junio, y confiesa que adora sentir la suave arena de la playa en sus pies.

La paz que transmite en estas fotografías es una forma rápida de entender toda su filosofía vital, una que se traduce en su amor por la naturaleza —ella cuenta que su destino beauty ideal sería cualquiera en el que pudiese estar conectada con esta— y un modo de vida más sencillo de lo que podríamos imaginar, en el que su familia es, según admite, su motor y núcleo. Desde sus secretos para alcanzar ese equilibrio que transmite, hasta sus trucos imprescindibles para el cuidado de la piel, hablamos con Laura Acuña sobre todo aquello que la ha hecho ser quien es hoy.

¿Cómo has hecho para organizarte con tus hijos?

Mis hijos ya están más grandes, pero eso no quiere decir que ha sido pan comido. Helena ya está más grandecita, va al colegio, por lo que la mayor parte del día está en su cuento. Nicolás también tiene su rutina, así que ha sido mucho más fácil estar lejos. Generalmente estoy en casa cuando es la hora de comer y los fines de semana son para la familia; eso es sagrado.

¿Cómo vas con el formato de ‘La sala de Laura Acuña’?

¡Estoy tan feliz! La acogida que ha tenido este nuevo proyecto ha sido de locos. Estamos haciendo contenido con un valor mayor, uno real. Contenido que aporte algo más allá del personaje famoso que la gente conoce o ve a través de una pantalla. Con este nuevo formato hemos podido mostrar que todas las celebridades, más allá de su fama, son seres humanos, reales, de carne y hueso. Han tenido o tienen dificultades, pero han sorteado las adversidades y han logrado salir adelante victoriosos. Se han convertido en la inspiración de muchas personas y tras escuchar sus historias, también para mí han pasado a ser modelos a seguir. Los invitados nos han regalado experiencias de vida que no habían compartido antes, y eso nos llena de alegría, pues con esto nos demuestran que se sienten cómodos y en confianza para abrir su corazón, pese a tener una cámara enfrente. No sabes lo agradecida que me siento por ello. Hemos tenido muchas exclusivas, así que la gratitud es infinita. Seguimos creciendo y hay muchas ideas aún por hacer. Las maripositas en la barriga de felicidad y emoción son constantes, pues vienen cosas grandes para mi canal.

¿Cómo es un día normal para ti en este momento?

Increíblemente tengo menos tiempo que antes. Hacer mi propio contenido es más demandante, y existe un grado de exigencia y responsabilidad mayor. Mi día empieza a las 6 de la mañana. Cada día, sin falta, organizo a mis hijos antes que cualquier cosa. Los dejo en sus respectivos colegios y a las 9 de la mañana comienzo a trabajar en lo mío. Sobre el mediodía, los recojo nuevamente y almorzamos en la casa todos juntos; un momento mágico, a decir verdad. Trato de no dejar cosas pendientes para la tarde y así evitar salir una vez mis hijos ya están en casa. A decir verdad, siento que la virtualidad me otorgó a mí, y creo que a muchos más, la increíble oportunidad de facilitar la comunicación sin importar la distancia, al mismo tiempo que se está en casa pendiente de todo lo que allí sucede. Eso ha sido increíble en mi caso.

Hablemos sobre tus hijitos, que cada día están más grandes. ¿Qué tal te ha ido con ellos?

Lo más importante que hago en la vida es ser mamá. Esa es mi prioridad. No existe nada más esencial en el mundo para mí que estar allí para mis hijos, cuando sea y donde sea. Siendo franca, me habría gustado ser mamá de nuevo, y de seguro hoy sería la más dichosa de la vida, porque este rol como mamá me fascina genuinamente. Ha sido el regalo más grande que Dios me ha dado. Helenamu cada vez está más divina. ¿Cómo es su personalidad? Helena cumple ya 5 años. Es una niña muy tranquila, es obediente, pero eso sí, debes de argumentarle todo, pues no recibe instrucciones sin entender bien el porqué. Es bastante curiosa en ese sentido. Es madrugadora, se toma su tiempo para socializar, analiza todo, absolutamente todo. Y es muy sensible y extremadamente dulce.

¿Y Nico?

Nicolás es un príncipe, amigo de todos y querido por todos. Es fuerte y tiene una afición a los carros y a las motos. Es superactivo, amoroso y obediente como su hermana. No es tan madrugador como Helena y las explicaciones para él no son necesarias. Es muy divertido y ríe como nadie.

¿Cuál sería tu receta para el bienestar?

Yo creo que el bienestar en todos los aspectos de la vida depende de cómo asumimos todas las situaciones que se nos presentan. Parece frase de cajón, pero es verdad. El bienestar no se trata de enfrentar situaciones retadoras y ya está. El bienestar se logra cuando encontramos cómo salir de ellas. El bienestar es superarlas, es sentarse, pensar, hablar contigo mismo y luego levantarte a buscar opciones para solucionar o mejorar lo que está pasando. El bienestar necesita de una buena dosis de valentía, otra de entusiasmo, una de positivismo y, por supuesto, otra más de resistencia.

A tus 39 años, ¿cómo percibes a la mujer que eres hoy en día?

Con prioridades clarísimas. Aprovechando cada oportunidad que se me presenta. Corro menos, me estreso menos, confío más en mí y en las decisiones que tomo. También me arriesgo más, me escucho más y acepto que aún cometo un millar de errores, pero no me quedo lamentando, sino que busco cómo mejorar a diario, ser mi mejor versión con cada mañana.

En estas fotos para la revista te vemos con un cuerpazo. Después de dos hijos, ¿cómo lo logras?

¡Dios, le tenía miedo a esta pregunta!... Quisiera poder decir que hago ejercicio diario, que como supersano y que soy la que más se cuida en Colombia. Pero la realidad es que el ejercicio que hago, lo hago jugando con mis hijos. A mi alimentación le hace falta todo para ser saludable… En pocas palabras, estoy en proceso (risas). La vida saludable es un propósito que me puse el reto de cumplir el 31 de diciembre; hoy, estamos a pocos meses de acabar el año y no he empezado aún con lo cometido. Yo lo he dicho siempre, a mí me ayuda mi genética. He sido flaca toda la vida. También hay cosas que obvio en mi dieta regular: las carnes rojas, los embutidos, el alcohol, los lácteos… No me ‘trasnocha’ el pan y no me gustan las gaseosas. Ahora, los estragos de no hacer deporte, obvio, se notan; podría tener mis músculos más definidos y firmes, eso lo sé, pero es algo que me prometí a mí misma trabajar. La verdad es que sí quiero mejorar en eso, por salud y vitalidad, más allá de cualquier otra cosa.

¿Qué tal te fue en el este shooting en Punta Cana?

¡Quiero volver con mis hijos lo más pronto posible! ¡Qué delicia de plan y qué paraíso! El hotel es alucinante. El servicio, la comida, la playa y las piscinas… no podría decir qué fue lo mejor. Todo es un sueño allá. Realmente descansé a pesar de no ir con esa idea en mente, así que no pude haber tenido un mejor regalo que ese, descansar en un paraíso como lo es Punta Cana. Lo que ven en estas fotos es un mínimo de la belleza que resguarda este lugar. De verdad es un destino al que hay que ir. Y el Hard Rock lo recomiendo al máximo.

Te ves con tu rostro y pelo al natural y tu belleza despampanante es más que obvia. ¿Cuáles son tus secretos de belleza?

Quise regresar un poco a mi color natural de pelo y la verdad es que me lo he disfrutado. Esos cambios de look me parecen claves para sentirse bien. Después de mis embarazos, decidí comenzar a cuidar más mi piel. Era muy básica en cuanto a los productos para cuidar de ella, no pasaba de la crema humectante y el bloqueador solar. Pero ahora sí siento que necesita más atención, por eso ya uso productos más especializados y que sé que me brindan el mejor cuidado.

¿Cómo ves tu futuro laboral y personal?

Intento no pensar mucho en el futuro ni tampoco hacer un millar de planes para los días venideros. Decidí hace muchos años gozarme lo que llega del cielo y lo que la vida me pone en frente a diario, con cada minuto que transcurre. Y con la pandemia y todo lo que he visto que sucede a mi alrededor, me convencí todavía más de que la mejor decisión fue esa, vivir el día a día. Me gozo todo lo que me pasa en el presente y soy feliz con eso que tengo ahora. ¿Qué sueños tengo? Varios… Irme de viaje sola con mis hermanos, viajar con mis hijos todo lo que pueda, llevar a mi papá a Japón, que es uno de sus lugares favoritos y más anhelados, y llevar a mi mamá a México, ciudad que tanto ama… La gente pensará que dentro de mis planes solo está viajar, pero no me avergüenzo de ello ni en lo más mínimo. La verdad es que los mejores recuerdos de mi vida son de viajes inolvidables, de lugares increíbles que atesoro, junto con vivencias únicas que anhelo repetir algún día.

Eres dueña de una belleza natural, ¿cómo la potencias?

Yo siento que no hacer mucho ha sido la clave. Quienes me conocen saben que no he sido nunca de mucho maquillaje; me gusta estar con lo básico. De hecho, me cuesta adaptarme a tanto maquillaje y producción de pelo. No uso base nunca y trato de no portar pestañas postizas dentro de lo posible. Entendí que ese tipo de "ayudas", por decirlo de alguna manera, pese a verse bonitas e incluso hasta exóticas, no se pueden volver una constante. Aprendí que la mejor forma de ser nuestra mejor versión, físicamente, es amarse a uno mismo tal y como es, resaltando esa belleza que todos tenemos de la forma más dulce y respetuosa posible.

En esta nota

  • Famosos
  • Laura Acuña

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Entretenimiento