Entretenimiento

La plenitud de Julieta Piñeres

Serena, madura, más segura de sí misma, la presentadora y antropóloga asegura que está pasando por uno de los mejores momentos de su vida… la fotografiamos en las playas de barú (cartagena) luciendo la colección 'insolenzia femme', que está inspirada en macondo, el pueblo ficticio y fantástico del libro cien años de soledad de gabriel garcía márquez.   

Por Sandra Real

-

Con un convencimiento absoluto, Julieta Piñeres (38) confiesa que cuando era pequeña no entendía por qué la gente la veía bonita. De niña encontraba su nariz muy grande, sus pies extremadamente delgados y su figura endeble y exageradamente alta. Y en su linaje familiar, pese a que hay mujeres bellísimas como las actrices Sofía Vergara y Paulina Dávila, la modelo Toya Montoya o su madre, la exreina Rosa Lila Maya, nunca se hablaba de belleza, ni se alababa ni se criticaba la apariencia física de nadie. Pero lo cierto es que la presentadora cartagenera, quien también es antropóloga, es dueña de una belleza natural irrefutable. La armonía entre gracia, elegancia, encanto y sobre todo carisma la hacen única. 

Siempre con un estilo fresco y personal, debido a su vasta experiencia como una de las modelos más importantes del país, ella puede lucir con la misma elegancia un vestido largo con tacones de vértigo, como los shorts de jean y la camiseta blanca que lleva hoy. Sentada descalza en el sillón de su casa en Cartagena y tomándose una taza de café (con leche de almendras), sin gota de maquillaje y luciendo una piel preciosa, revela que detrás de su sonrisa generosa están sus ocupaciones como mamá, como esposa, como empresaria, pero actualmente nada la inquieta, nada interrumpe su ritmo ‘tranqui’ para hablar y moverse.  Con frescura confiesa que, a sus 38 años, vive una época de plenitud y le gusta. “Y no porque le importe a uno todo un carajo, sino porque uno deja de afectarse por pendejadas, deja de ser tan trascendental porque al final, no pasa nada. Uno se estresa mucho, especialmente las mujeres. Hay que vivir en el aquí y en el ahora y en este momento solo estoy pensando en mi día junto a mi hija Olivia y en el correcorre que se me viene esta tarde…”.


Hace unos días tomamos las fotografías para esta portada en las playas de Barú, en Cartagena. Allí, junto a un mar tranquilo y en una arena suavecita, Julieta se enfundó en la nueva colección ‘Insolenzia Femme’, la propuesta de Textiles Swantex, que se aventura en el universo swimwear, la cual mostramos en esta edición en primicia y estará en punto de venta a partir de esta fin de semana. Y Víctor Abril, el reconocido estilista y fotógrafo y amigo del alma de Julieta, fue quien capturó estas imágenes en las que vemos a una mujer plena, feliz en su piel, llena de aprendizajes, de momentos malos y buenos, pero que hoy vive valorando y agradeciendo todo…

¿Cómo describes a la Julieta de hoy en día?
Desde hace un tiempo me siento una mujer más madura, ya no me angustia tanto lo que la gente piense, soy menos exigente conmigo misma y me tengo mucho más cariño por lo que soy, por lo que he logrado, porque a los 20 años uno idealiza muchas cosas, pero la vida termina gestándose gracias a las pequeñas decisiones que uno tomó, que no todas son buenas, pero es lo que uno ha construido y lo ha hecho de la manera más honesta. Eso es, también, saber que hay cosas que se lograron, cosas que no, pero sentirme en paz con eso me hace sentir plena, me gusto más y me quiero más.
¿No siempre te quisiste tanto?
Crecí con mujeres tan lindas que en mi familia la belleza no se exaltaba, no se aplaudía. Yo sabía que era muy alta, eso sí, y fui muy consciente de eso porque era una cosa casi que deforme, me molestaba y, bueno, finalmente me animé y, contra todo pronóstico, logré preservar mi carrera de modelo. Logré que navegara conmigo durante toda la vida y gesté una carrera en un momento en que Colombia tenía muchísimas oportunidades en esa industria, donde las ferias eran por todo el país, donde Colombia se estaba abriendo al mundo, donde los diseñadores estaban formándose, entonces fue un momento muy bonito. Empecé a los 15 y por lo menos hasta los 35 lo hice y fue superbonito, aunque no fue fácil…

¿Por qué?
Porque no siempre me iba bien, no siempre era la preferida de los diseñadores, no siempre tenía portadas, no era una carrera de “ay, me descubrieron, me fui a la fama y mi vida cambió de un día para otro”, porque yo no fui reina, ni fui a un reality, ni hice nada de las cosas para que uno estuviera en el ojo de la gente para tener reconocimiento. Yo simplemente trabajé y trabajé, despacio, pero constante. 
Luego llegó la presentación…
Sí. Después me fui con la carrera de presentación y era una época donde las presentadoras eran espectaculares, donde eran mujeres fantásticas que hoy son amigas mías y las quiero, las admiro. Empecé presentando en Estilo RCN, después me fui a CM&, ahí hice un programa de crónicas con Mauricio Gómez, quien lamentablemente falleció hace un par de meses. Era un periodista espectacular. Y estuve siempre con mi amigo Yamid Amat ahí, después con su papá en un noticiero en emisión central; hice radio durante 9 años también en la FM, luego en Fantástica. También ha sido una carrera que me encanta y esa sí estoy muy emocionada de poder seguir desarrollándola.


¿Y tu faceta como mamá y esposa?
Ha sido espectacular porque soy la más intensa, me encanta mi vida desde que soy mamá, me parece mucho más divertida. Encontré una manera de revivir la infancia, y la maternidad te da ese chance, te abre esa puerta de volver a encontrarles gusto a las cosas más chiquitas y hace que la vida sea bonita. Porque cuando uno tiene un hijo le toca tomárselo con calma, desacelerar un poco para caminar junto a ellos a una velocidad más baja… Me lo he disfrutado muchísimo. Creo que la he pasado muy bien con Olivia y espero que sea una niña feliz con todo lo que hemos hecho juntas. 
Y a nivel de esposa, ¿cómo estás forjando tu hogar?
Ha sido muy bonita porque es una relación de respeto. Yo siempre me he sentido segura, querida, acompañada. Durante todos estos años hemos cambiado muchísimo desde esa primera vez que salimos hasta hoy; es una cosa impresionante. Como crecimos juntos, nos fuimos siempre acomodando en todas las etapas de la vida. Admiro a Mao porque siempre me pareció inteligente, brillante; admiro su calidad humana, su visión para los negocios y además es superdivertido… Me parece que está más guapo ahora. Ha sido una relación muy linda y yo me siento de verdad muy orgullosa de él y de nuestra familia bonita…


Parece una relación idílica.
No, no es perfecta; peleamos muchísimo, tenemos muchas cosas en las que no estamos de acuerdo porque es tanto tiempo… Pero es una persona muy chévere para compartir la vida y es un papá extraordinario. Yo siempre supe que él iba a ser buen papá porque tiene muy buen corazón. Mao es una persona completamente entregada y piensa siempre en Olivia, en cualquier plan de vida que tiene ella es una prioridad.
¿Cómo logran reinventar su relación?
Pues inventamos muchas cosas, entre ellas el tener un tiempo durante el año en que nos vamos de viaje solo los dos. ¿En esos días que hacemos? Hablar, comer, discutir, estar juntos… Cosas que realmente uno durante el otro tiempo, pues pasa muy de largo porque siempre hay gente, tenemos compromisos y trabajo, entonces esos viajes nos emocionan mucho y siempre de ahí volvemos muy conectados, renovados, con los proyectos claros, y digamos que eso también nos une mucho. Claro que también hay momentos en los que sí se vuelve aburrido porque las relaciones largas a veces son aburridas, y yo creo que hay que darse espacio. 


No debe ser fácil seguirle  el ritmo en las noches…
Él tiene un trabajo duro, sale casi todas las noches y yo casi no salgo, porque tengo otra dinámica. Seguirle a él el paso sería muy complicado para mí y es rarísimo porque mucha gente dice ‘bueno, ¿y cómo dejas a tu marido solo todas las noches? Te lo van a quitar’, y no, siempre he creído que el que te quiere cachonear te cachonea a las dos de la tarde… o sea, el que se quiere ir se va y el que lo va a hacer lo hace, así estés pendiente todo el día del man. Yo, por el contrario, creo que esas libertades son importantes para uno saber dónde está y qué quiere.

En esta nota

  • Famosos

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Entretenimiento