Entretenimiento

La plenitud de Estefi Borge

"¡Las segundas partes nunca fueron buenas!", afirma le refrán, pero esta declaración tan tajante no tiene en cuenta que muchas parejas -más del 50 % según algunas estadísticas- son capaces de seguir avanzando juntas tras una ruptura. La coach, cocinera y escritora cartagenera retomó su relación con su expareja, Jorge Grisales, y el 13 de mayo irán al altar. Una entrevista a corazón abierto con la linda Estefanía. Exclusiva Revista Aló. 

Por Sandra Real

-

No es fácil renunciar a la persona que dio forma y contenido a nuestra idea de felicidad. Por eso a menudo nos rehusamos a admitir que no estamos viviendo en plenitud y nos empeñamos en dilatar un desenlace inevitable. Sin embargo, luego de ser sincera consigo misma y de entender que se sentía vacía, la actriz y coach Estefanía Borge decidió separarse de Jorge Grisales, en el 2018. Empacó su maleta y la de sus hijos Sofía y Salomón. Hizo papelitos con los nombres de todas sus pertenencias y junto a Jorge se jugaron los enseres a la suerte y así salió de la que había sido su casa.

En el proceso de encontrar un nuevo apartamento, organizarlo y asumir de nuevo las riendas de su vida entendió que debía sanar una relación primordial: la que tenía consigo misma. “Siempre hay un diálogo interno con nuestro yo, especialmente cuando nos sentimos confusos, pero cuando conseguimos hacer las paces con nosotros mismos es que todo empieza a fluir”, asegura.

En ese viaje interior reconoció sus habilidades, fortalezas, gustos, personalidad y temperamento. Perdonó y amó realmente a la mujer en la que se había convertido y también asumió sus limitaciones y defectos. “Siempre podemos aprender a hacer las cosas de manera diferente y mejor, y la verdad es que este tiempo de introspección fue el mejor de mi vida”, dice Estefi.

Viajó, cocinó, hizo mucho deporte, se retó con el running, participó en MasterChef Celebrity, viajó a la India y a Tailandia, tuvo tiempo para reencontrarse también con sus hijos, y justo cuando ya había pasado por esos momentos difíciles que implican la ruptura de una relación y sentía que las cosas poco a poco se iban acomodando, empezó a ver a Jorge con otros ojos, él también la reconoció y ambos se plantearon la idea de volver.

“No podíamos borrar el pasado y menos a las personas que fueron parte de él, pero logramos distinguir que se trataba de un deseo genuino de reconstruir el vínculo y nos volvimos a enamorar”, revela la cartagenera.

Ambos tenían claro que al apostarle nuevamente a la relación, la idea de crecimiento debía ser la que reinara. “Si volvíamos, no era para que cambiara él ni para que cambiara yo, era para que juntos buscáramos un cambio que nos permitiera crecer a los dos como pareja, intentando moldear el tipo de relación que nos realizara a los dos… Pero la buena noticia es que sí se puede”, revela con una sonrisa inmensa.

¿Era necesaria esa separación para mirarse distinto?

Fue una decisión que tomamos luego de haber intentado con todas nuestras fuerzas salvar nuestra relación. Nos encontrábamos en mundos completamente diferentes y no había afinidad en nuestros seres. Como pareja hacía falta sincronía, y pese a que intentamos sacarlo adelante, al final fui yo quien tomó la decisión. Abrí mi corazón, fui fiel a él y tomé la máxima decisión de mi vida. Sentía que por parte de él no iba a existir una decisión clara y por ello me armé de valor y fui yo quien tomó la batuta del asunto.

¿Cómo recuerdas ese proceso?

La decisión la tomé un día y ya. Al siguiente estaba empacando mi vida entera en maletas. Sabía que él no iba a irse de la casa porque esta no era una decisión con la cual estaba de acuerdo, así que fui yo la que partió de nuestro hogar. Emprendí una vida propia junto con mis hijos. Ese fue un paso que di con mucho miedo, pero mi corazón me repetía una y otra vez que había sido la decisión correcta. Creo fielmente que en la vida, cuando uno toma una decisión acertada, el universo se encarga de poner todas las piezas en su lugar y, sin duda, eso fue lo que me sucedió a mí.

¿Cómo crees que se manifestó eso?

Primero, gracias al cielo ocurrió justo al inicio de MasterChef porque ese proyecto me permitió enfocar mi atención y toda mi energía en algo completamente diferente. También, en cuanto a nuestro nuevo hogar, ese fue un apartamento que encontré en un día y que fue más que perfecto para asentarnos. Todo fue muy tranquilo y mi vida estaba plena.

¿Cómo reaccionó Jorge?

Él estaba molesto, era una decisión a la que él le había huido por mucho tiempo. Así que decidí darle su espacio y confiar en que el tiempo me daría la razón. Porque lo que sí sé es que cuando las cosas no funcionan, no hay más que hacer y lo mejor es tomar distancia. Sabía que no lo iba a perder, pero Jorge estaba con sus sentimientos a flor de piel. En ese momento creo que fue la mejor decisión que pude tomar y no me arrepiento en lo absoluto.

¿Cuánto tiempo estuvieron divorciados?

Cuatro años.

¿Cómo resumes ese tiempo?

Fueron unos años absolutamente espectaculares. Maravillosos, mágicos y completamente enriquecedores para mí. Había mucha calma y paz en mi corazón. Estaba un tanto abrumada con la relación y tomar distancia fue lo más efectivo para alejarme de ese sentimiento del cual estaba presa. Me encontré a mí misma una vez más y eso era lo que buscaba desde un principio. Tuve mucho tiempo para viajar, para estudiar, para conocer personas y sobre todo para explorar la faceta de vivir por mi cuenta. Además, una infinidad de puertas se me comenzaron a abrir y esto era evidentemente porque estaba más feliz y más plena con mi vida.

¿Cómo fue el proceso para los niños?

Fíjate que Salomón, gracias a Dios, siempre fue muy receptivo. Él tiene una estructura humana sumamente adaptable y halló la manera de atenerse a la nueva situación de vida que todos estábamos enfrentando. Nunca dejó de sentir el amor ni la felicidad de sus papás y jamás se sintió en el aire en cuanto a su familia. Todos nos estábamos acomodando a una nueva vida y en todo su proceso solo lo vi llorar una vez. En ese momento me preguntó “¿y ahora qué?”, yo solo le respondí que ahora comenzaba una nueva vida, pero que no por eso su papá y yo íbamos a dejar de querernos ni mucho menos lo íbamos a dejar de querer a él. Tener esta conversación con él fue sumamente liberador.

Algún consejo para alguien que esté pasando por lo mismo que tú viviste…

Para todas las mujeres que me leen y que temen tomar esa decisión que se sale un poco de ese ‘deber ser’, es cierto que muchas veces nos vemos enfrentadas al sentimiento de que todo saldrá mal y que un drama se va a desatar, lo que les recomiendo es evitar ese pensamiento a toda costa y solo dejar fluir la situación. Nos metieron la idea de que el matrimonio es para siempre y que el amor debe durar por toda la eternidad. Pero desde lo profundo de mi corazón les quiero decir que si a uno el alma le dice algo, y es con un amor profundo, debemos seguir ese sentir y no dejarnos influir por nada ni mucho menos por alguien.

¿Es cierto eso de que ‘el tiempo todo lo sana’?

Claro. Las cosas sanan, el tiempo sana, y por ello debemos sentirnos seguras a la hora de actuar. La mente puede sentirse insegura, pero si el alma está segura, solo sientan y permítanse soltar. Yo en muchos momentos pensaba en él, pero me estaba olvidando de mí y de mi corazón, así que escúchense y ámense por encima de todo. Hay que actuar desde el amor, no desde el ego, y cuando así se hace, la vida se encarga de poner todo en su lugar.

Lee la versión completa en la edición impresa de Revista Aló

En esta nota

  • estefanía borge
  • estefi borge
  • estefit
  • masterchef
  • estefania borge y jorge grisales
  • ¿Quién es el novio de Estefi Borge?

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Entretenimiento