Entretenimiento

Karin y Santiago, ‘ad portas’ de ser padres por tercera vez

Karin (30) encontró en el futbolista Santiago Arias (30) la estabilidad que tanto ansiaba, luego su bonita historia de amor se enriqueció con la llegada de su primer hijo, Thiago, que nació en el 2017, y, en el 2019, con el nacimiento de Lucca, su segundo bebé, y ahora están a dos meses de convertirse en padres de nuevo.

Por Sandra Real -

Y Santiago encontró en ella a una mujer positiva, vivaz, incansable, que lo motiva, lo alienta y es la mejor madre que pudo haber imaginado para sus hijos. Lo más bonito es que ellos viven un amor real, ese que se construye todos los días, se alimenta de momentos buenos y malos, de luces y de sombras, pero en el que siempre prima el bienestar de ambos y el hacerse felices mutuamente. Se nota que la pasión está viva entre ellos, que hay amor verdadero y que tras nueve años juntos, hoy se aman más que antes, pues han estado en las buenas y en la malas disfrutando un amor que construyen a diario. Así viven la dulce espera de su tercer hijo.

Karin Jiménez

¿Cómo y cuándo te enteraste de que estabas esperando este tercer bebé?

Como a las dos semanas de retraso. Yo decía “no puede ser, no creo, no creo”… Como que no lo sentía. Justo me compré dos pruebas y utilicé una y con esa bastó. Fue superpositiva. La verdad es que lo recibimos muy bien con Santi. Creo que el segundo hijo fue un poco más fuerte porque con Thiago fue muy planeado, lo buscamos muchísimo, duramos año y medio buscándolo, y en el segundo embarazo estaba dando pecho, mi hijo mayor estaba muy chiquito y yo estaba cien por ciento enfocada en él. Sentimos miedo de “no lo preparamos, no lo planeamos”. Ahora estamos felices de ver a Thiago y a Luca hoy en día jugar juntos y ser los mejores amigos. Es un sueño.

¿Cómo fue el proceso para elegir el nombre del bebé? ¿Cuál es?

Aún no lo tenemos elegido. Estamos entre tres opciones: Marco, Milán y Martín. Un día nos gusta uno y al otro día otro.

¿Cómo ha sido este embarazo?

Con este tercer bebé tuve unos días muy malos, pero yo creo que también fue por una situación un poco más personal. Perdí a un gran amigo (Mauricio Leal) y eso me afectó un poco, porque antes de su muerte no sentí ningún tipo de náuseas, pero la partida de Mauro me partió el corazón.

¿Cómo ha sido dejar ir a Mauricio?

¡Uy, fue durísimo! La verdad es que me cayó de sorpresa. Era muy allegado a mí y además con el tema del embarazo tenía muchas cosas por hacer y tuve muy poco tiempo de hablar con mi gente. Solo sabía mi mamá y mi familia, que se enteraron cuando ya estaba avanzado. Me dio durísimo porque no le alcancé a contar a Mauro y él normalmente era el primero que se enteraba de todos los embarazos, y me quedé con eso. Estuve unos meses muy ocupada y no pude hablar mucho con él… Pero, bueno, gracias a Dios pude verlo en septiembre que vine a Colombia, compartimos un montón. De hecho, él fue el último que me cortó el cabello. Salimos a comer, me acompañó a la feria Buró… Me quedo con esos momentos felices de verdad. Yo creo que él mismo me ha ayudado a sacar fuerza, porque ya hablo de él con tranquilidad. Ya no me quiebro.

¿Ya duermen solos los niños?

No, aún dormimos los cuatro, pero pensamos en cómo vamos a dormir los cinco en la misma cama. Eso es imposible. Entonces estamos en el proceso de irlos sacando. Les compramos una camita, y la verdad que van bien: el chiquito es superindependiente, ya ha pasado más de una semana ahí toda la noche seguida, y Thiago es el que todavía se nos sigue pasando a medianoche, pero ya le estamos explicando que el bebé va a nacer y la mamá tiene que dormir con él. Estamos superansiosos porque llegue y por disfrutarnos esta última vez de tener un bebecito, que me llena de ternura.

A dos meses de convertirte en mamá por tercera vez, ¿cómo te sientes?

Ahora no estoy viviendo en Madrid y yo tuve a Lucca allí, entonces el hecho de cambiar de doctor nuevamente me generó como cierta desconfianza, por eso, finalmente decidí hacerlo en Madrid y que el parto sea con la misma persona. La verdad es que a mí ese tema del hospital y todo eso me causa un poquito de nervios, pero estoy feliz. El parto coincide con las vacaciones de Santi, él sale a finales de mayo, yo estoy más o menos para principios de junio, entonces nos iremos a Madrid a pasar nuestras vacaciones y a tener allí él bebé. Afortunadamente tenemos nuestra casa, entonces estaremos cómodos en nuestro espacio.

¿Cómo ha sido el seguir creciendo con Maternity, tu marca?

Eso fue otro hijo más, y de hecho el año pasado la tenía un poco descuidada y este año me he apersonado en temas muy importantes, también de la empresa, y creo que con la pasión con la que la he sacado adelante me tiene que seguir yendo bien. Cada día amanezco con una nueva idea para Maternity y no paro de soñar y de meterle la ficha.

Tú, que nunca te quedas quieta, ¿con qué más vas a seguir innovando?

De hecho, es una de las sorpresas que vienen para Maternity, porque tengo ya la experiencia de tres embarazos, del cuidado de la piel, y sé qué es lo que de verdad funciona y lo que no. Estoy viendo si desarrollo productos para el cuidado de la piel en estas dos etapas, embarazo y lactancia, aplicando toda esa experiencia que he tenido como mamá. Creo que la clave es cuidarse e hidratarse la piel, las partes que nos crecen, las nalgas, la panza sobre todo y el busto, y tomar mucha agua.

¿Cómo ha sido experimentar esta nueva vida en Granada?

Grandioso. Granada es una ciudad superacogedora; es una ciudad pequeña, en la que todo es cerca. Los niños están felices. Creo que encontré el colegio adecuado para ellos. De hecho, vamos a Madrid y siempre preguntan por Granada. Ha sido una experiencia muy linda. Llevamos 8 meses, aproximadamente, y yo estoy feliz. Pero desde un principio tuvimos claro que era un préstamo de Santi y no nos apegamos a nada.

¿Cómo asumiste la lesión tan complicada que vivió en la eliminatoria pasada al Mundial?

En esos momentos duros, mi atención es para Santi. Él necesitaba de mí. Me tocó ser fuerte y blindarme porque yo estaba destrozada por dentro, pero no podía demostrárselo a él porque tenía que darle el ánimo para que no se derrumbara. Fue un tiempo superdifícil; como 10 meses, un año. Fue en el 2020. Alcanzó, creo, que a cumplir el año. Me tocaba recordarle que son cosas de la vida, porque muchas veces creen que algo pasa con ellos, y no; no hay que hacerlo tan personal, sino verlo como parte de la carrera. Ya está superfuerte. Estuvo superbién como 6 u 8 meses y tuvo la última lesión, pero nada grave, afortunadamente. Ya está como blindado él también en eso. Creo que el tiempo más difícil para mí no es ni siquiera el momento de la lesión, porque estoy consciente de que tengo que estar tan pendiente de él, sino después, cuando ya como que pasa todo, él se estabiliza y yo soy la que caigo. Entonces ahí es cuando viene mi momento, pero busco a mis personas también, psicólogos que me ayudan, y también se lo comentó a él porque necesito ese apoyo. Los niños también me ayudan un montón. Creo que sin hijos sí hubiese sido mucho más difícil porque los hijos lo motivan a uno al cien por ciento.

Este año se acaba el préstamo de Santi al Granada. ¿Ya han hablado sobre su futuro profesional?

No; de hecho, él finaliza el préstamo con Granada, pero sigue siendo del Atlético de Madrid, entonces nos devolvemos para este equipo. Él tiene un año de contrato más ahí, y yo creo que ya para este año se define todo, porque normalmente ellos firman un nuevo equipo en el último año de contrato, pero no sabemos nada. Vamos a ver qué pasa, si nos quedamos ahí, de pronto requieran de Santi, o si llega una mejor oportunidad.

¿Están a la expectativa?

Estamos muy a la espera de todo, pero tranquilos; ya no nos afana. Antes ese tema nos ponía un poco nerviosos y con ansiedad, ya no, ahora creemos que es algo de la carrera de él y ya sabemos manejarlo. Ya no me estreso mucho por el tema.

A nivel de pareja, ¿cómo renuevan su relación?

¡Uy, yo me la paso craneando eso! Esa es otra tarea también, porque obviamente hay momentos, hay altibajos, hay de todo; hay momentos muy buenos, otros malos, momentos también que tengo que estar pensando qué hago. Entonces, si nos vamos a Madrid, cojo una noche de hotel de sorpresa y nos vamos él y yo y dejamos a los bebés con mi abuelita o con la persona que me ayuda y sacamos esos momentos así de romance para no abandonarlo.

No es fácil teniendo tus hijos tan pequeños.

Sí; yo soy muy mamá y me cuesta separarme de ellos. Santi, como hombre, es un poquito más desprendido, a pesar de que es excelente papá. De verdad no tengo queja alguna de Santi con eso, pero a mí me cuesta, sin embargo, tengo que irlo haciendo poco a poco porque ya teniendo dos y ahora que viene él bebe seguramente por ahí hasta los dos años no seré capaz de soltarme de él. Entonces tendré que despegarme de mis hijos para poder pasar tiempo con mi Santi.

¿Cuál es tu secreto para estar tan linda?

Yo creo que es disfrutar esto al máximo, disfrutar del proceso, de nuestros hijos. Tenemos miedos, inseguridades, porque es normal, en el embarazo se presentan mucho, pero el hecho de estar bien y sentirse bien con uno mismo se refleja. A veces me dicen: “estás divina” y yo me siento linda, pero hay que creerse esas cosas. Y hay días que no quiero absolutamente nada, que no quiero ni pararme de la cama, y él también aprende a llevarlo.

Santiago Arias

¿Cómo recuerdas el momento en el que te enteraste de que ibas a ser padre por tercera vez y cómo te sientes hoy en día a dos meses de tener a este nuevo bebé en tus brazos?

Bueno, fue otra sorpresa más, pero obviamente Karin y yo no nos estábamos cuidando, así que en cualquier momento podría salir una sorpresa. Creo que me cogió mejor este que el segundo, porque el segundo lo queríamos para más adelante, pero se adelantó un poco, unos añitos, y este la verdad pues lo tomamos bastante tranquilos. Obviamente es duro porque tres niños es bastante, pero contentos, aprovechando este momento del embarazo de Karin y esperando con ansias la llegada de nuestro pequeñín. Me siento contento, ya con ganas de verlo, de conocerlo, de cargarlo, de seguir dando amor. Creo que es lo que más me importa y lo que me gusta hacer como padre.

¿Cómo ha sido tu paso por el Granada? ¿Qué ha sido lo mejor y lo más desafiante de este reto?

Mi paso por el Granada ha sido bueno, me ha ido bien, ha sido de bastantes altibajos; salí de una lesión bastante complicada, que fue la del tobillo justo jugando con la Selección, fueron casi 9 meses que estuve de baja, entonces cuando me recuperé me salió lo del Granada, dije que era un buen club para volver a empezar a jugar y retomar mi nivel. Obviamente, al principio, como en todos los casos que hay una lesión larga, es complicado volver, no es nada fácil por el tema de coger el ritmo, de coger confianza… pero, bueno, después de varios meses empecé a jugar y a tomar algunos minutos. Creo que eso me ayudó bastante bien justo hasta el momento que me lesiono contra el Atlético de Madrid, que es en diciembre, y bueno ahí me toca parar por otra lesión. Lo mejor ha sido tener la oportunidad de conocer un equipo, una nueva ciudad, compañeros nuevos, poder disfrutar de mi fútbol, que para mí es lo más importante… Y bueno, lo más desafiante es que por primera vez me toca un equipo que está peleando el descenso, desde el momento en que llegué. Conseguimos antes del paro de Navidad buenos puntos. Estar ahí, fuera de la zona del descenso, ha sido difícil, pero creo que lo importante es aprender de todo esto.

¿Cuáles son tus desafíos como padre y cómo describes esta faceta?

Bueno, mis desafíos como padre creo que al final es seguir aprendiendo de ellos. Yo creo que ellos no aprenden solo de ti como padre, sino que tú aprendes bastante de tus hijos. Me encanta estar con ellos, llevarlos a fútbol, llevarlos al cole, hacer cosas con ellos, salir el fin de semana, ir a comer… Uno aprende demasiadas cosas con ellos y me encanta eso. Obviamente no es una tarea nada fácil, es complicada, pero creo que al final me gusta. Si tengo tres es por algo, es porque me ha gustado esto, porque de verdad me siento contento. Aparte, tengo una esposa increíble, una madre que está ahí pendiente de sus hijos, y creo que eso se demuestra en todo, sobre todo en redes sociales, pero en la parte interna, entre los dos sabemos que el amor que les damos a los niños es bastante grande. Además, siempre estamos con ellos al lado. Creo que es lo que más necesitan nuestros hijos.

En esta nota

  • Famosos
  • Karin Jiménez

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Entretenimiento