Entretenimiento

Constanza Hernández, la nueva Panchita de ‘Pasión de gavilanes 2’

La actriz caleña forma parte del elenco de la nueva entrega de ‘Pasión de gavilanes’, está radicada en México hace 5 años a donde llegó para hacerse un trasplante de córneas que le devolvió la vista. De sus proyectos más recientes, su vida en México y sus días de grabaciones en Villa de Leyva hablamos en esta entrevista.

Por Richard Moreno

-

Háblanos de esta nueva experiencia en Pasión de gavilanes

Esto ha sido una montaña rusa de emociones. La propuesta llega a través de mi mánager, yo estaba en Durango, México, dictando un taller de improvisación con una colega. Me presentaron el personaje que estaban buscando, que era el de Panchita, que ya existía en la primera parte. Cuando entregué el casting sabía que era mío porque creo que lo inundé de buena energía desde el primer instante que lo hice. Fue muy gratificante para mí que el resultado haya sido positivo.

¿Cómo será Panchita en esta nueva entrega?

Panchita López será una persona más contundente para Rosario Montes (Zharick León). Si bien es cierto sigue siendo su amiga, su aliada, es esa amistad entrañable que no importa cuánto tiempo pase cada vez que uno se encuentra de nuevo es como si no hubiera pasado un solo día de distancia en tiempo y espacio, pero sí viene un poquito más cargada de carácter.

¿Qué pasó con Andrea Villarreal, la actriz que interpretó a Panchita en la primera parte de Pasión de gavilanes?

Creo que buscaban una actriz con mucho más carácter; no quiere decir que la otra actriz no lo tuviera, sino que siento que en esta nueva entrega querían darle un plus más al tema de la actuación que a la música y entiendo que la otra actriz era cantante, entonces en esta temporada, que tendrá más drama y suspenso, sí necesitaban a alguien que además de estar en el escenario estuviera detrás de él siendo un apoyo contundente para Rosario Montes; para aterrizarla, para ser su polo a tierra y para acompañarla en todas las travesías que tendrá a lo largo de la historia.

¿Qué significa revivir esta producción que ha dejado tanto a los colombianos?

Es un hecho histórico, es la oportunidad de hacer parte de algo que viví cuando era niña, pues fue cuando yo estaba en el colegio, entonces me siento pasando de ser fan a ser parte de la historia.

¿Qué tal fue conocer a todos los colegas que formaron parte de la primera entrega?

Encajar con ellos fue muy especial. Mi primer encuentro fue con Zharick León, estuvimos en el primer ensayo con directores. Las dos veníamos muy tímidas y muy prevenidas, pero cuando tuvimos el primer acercamiento al texto, yo lo leía un poco raro porque venía escrito de una manera muy particular y entonces había cosas que no entendía, y fue cuando Zharick me dijo: "No te preocupes, a todos nos pasó; es que Pasión de gavilanes tiene su propio lenguaje", y allí entendí todo. Eso fue lindo. Cuando conocí al resto del elenco fue genial. Creo que esa fusión con los nuevos actores es maravillosa porque es de verdad como una familia, es como estar entre una historia que ya existía, pero a la vez enterándome de todo lo que hay detrás de ellos.

¿Cómo son los días de grabación en Villa de Leyva?

Han sido largos, pero maravillosos. Llegar de una ciudad tan congestionada como México y venir a este paraíso de silencio, donde me levanto todos los días con un paisaje espectacular, es muy lindo. Entonces como que todo pasa más despacio; sin embargo, una vez se llega al set todo es muy rápido. Ayuda mucho que la carga pesada de las grabaciones se solvente viviendo en ese lugar tan hermoso.

Te radicaste en México desde hace algún tiempo. ¿Qué te llevó a tomar esa decisión y cómo han sido estos años allí?

Sí, todo empieza porque yo necesito un trasplante de córneas, ya llevaba como 3 años en la lista de espera haciendo todos los trámites, haciendo las diligencias para llevarlo a cabo, pero no pasaba nada, y aunque pagué anticipadamente la cirugía, en vez de acercarme más al uno, resulta que se iba alejando mucho. Se me presentó la oportunidad de irme a México a tratarme con un especialista en córneas débiles, como era mi caso, y aunque yo estaba en un momento de mi carrera muy próspero, tomé la decisión de aprovechar esta oportunidad. Así que llegué y al mes de estar en México me aprobaron el trasplante en el Instituto de Donación de Órganos de México. Me operaron un ojo y al año comencé con el otro; ya llevaba entonces dos años en el país. Así que estando allí, más recuperada, empecé a hacer casting, empecé a quedar y empecé a trabajar, y pues ya trabajando tuve la oportunidad de demostrar mi trabajo y de empezar de cero y gracias a Dios me ha ido muy bien. Por eso apenas termine este proyecto, si no sale algo más aquí, me regreso porque allí es donde he hecho mi casa, mi vida, mi trabajo, todo.

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje en época de pandemia?

Saber que no tengo control de nada. Soy absolutamente perfeccionista, muy disciplinada en mi vida en general, y yo vivía con un acelere y un afán, un poco psicorrígida, y con la pandemia le tuve que bajar a esa revolución. Me di cuenta de que no pasa nada si no hago la actividad que tenía planeada, si lo que había organizado se derrumba, así que el no poder hacer nada también es un gran ejercicio y aprendizaje. Ahora, viviendo en Villa de Leyva por las grabaciones, salgo y miro las montañas todos los días y doy las gracias porque por primera vez estoy disfrutando de mi país a pesar de venir solo a grabar, pero me lo estoy gozando porque no sé si es la última vez.

Hablemos de Mi otra yo, la película de Lokillo. ¿Qué tal la experiencia con esta producción?

¡Divina! Me llamaron a México porque me pidieron hacer el casting para este personaje, pero me dijeron que igual querían que fuera yo, pero yo no entendía; acepté de una y cuando llegué a los ensayos me encontré a Lokillo y me dijo que cuando escribió la película hizo este personaje pensando en mí. Entonces solo con eso yo tenía toda la emoción de poder hacer mi primera película con un personaje pensado en mí. Fue muy especial.

¿Qué otros proyectos vienen para este 2022?

Viene lo que sea que venga. Ya he hecho varios castings, tengo proyectos en remojo, pero siendo consecuente con todo lo que te he dicho, ya no me preocupo por qué es lo que viene, sino cómo estoy viviendo este instante. Lo único que tengo claro es que quiero seguir con mis talleres, que ya los están empezando a hacer en México, talleres de improvisación. Hago coaching para actores en donde les ayudo a hacer sus castings, creación de personajes. Estuve en México también estudiando guion para cine y televisión, dirección… entonces, sería eso.

En esta nota

  • Panchita Pasión de gavilanes 2

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Entretenimiento