Entretenimiento

Catalina Maya lanza su línea de belleza

Con una mirada que refleja una personalidad arrolladora y con una sinceridad infinita en cada una de sus palabras, ‘Cata’ regresa a la escena para presentarnos su primera línea de belleza.

Por Sandra Real

-

La modelo, locutora y empresaria ‘Cata’ Amaya nos comparte su nuevo sueño: una línea de belleza "que realmente funciona", en la que lleva trabajando varios meses.

¿Cómo terminaste emprendiendo en el mundo de la belleza?

Yo creo que todo viene del lado de mi mamá. Siempre he tenido los conceptos de belleza y cuidado muy claros en mi ser. Empecé a trabajar desde los trece años, y si algo tenía claro era que mi cara era lo que me daba labores varias. Así que empecé a cuidarme y a entender más acerca del cuidado de mi piel. Mi hobby era consentir mi cuerpo, sobre todo mi tez, por eso siempre tuve ese deseo de lanzar mi propia línea de cuidado para la piel.

¿Por qué?

Porque soy supremamente antojada. Porque cada vez que veía en redes sociales un producto y alguien me decía "es bueno", lo compraba. Porque tuve la oportunidad de vivir en Europa un tiempo y pude recorrer las fábricas donde hacían los productos de las marcas más reconocidas. Pero siempre sentí que faltaba algo y que no existía un producto del que realmente pudiera asegurar ‘me ha cambiado la piel’. Tuve un acercamiento hace más o menos tres años y medio con un laboratorio paisa y quería sacar unos productos para mí. Una línea facial que fuera rápida, que no tuviera que echarme muchas cosas, aplicarme esto y lo otro... Y de ahí sale la idea de crear la línea facial de Catalina Maya. Siempre había querido tener algo propio, y qué mejor que mi propia línea de cuidado. Mi sueño más grande era devolverle algo a Colombia: poder generar empleo y ayudarle a la gente, y con mi nueva empresa eso espero hacer.

¿Cómo empezaste a darle forma al proyecto?

Al momento de comenzar con la elaboración de los productos tuve siempre muy claro que todos debían ser probados por mí, para así generar más fiabilidad. Y comenzó el corre corre: un envío tras otro y luego otros más. Quería que todo saliera perfecto, y creo que los del laboratorio ya estaban cansados de mi intensidad (risas). Otro componente esencial de mi marca era que los productos debían ser asequibles para todos. Porque muchas veces pensamos que las cosas más costosas son las que más funcionan, pero eso es mentira. Hay muchos factores que intervienen en esto. Por último, quería que con mi línea los compradores empezaran a ver cambios prontamente. Y, por supuesto, que fuera tanto para hombres como para mujeres. Anhelaba que las cremas no fueran ‘pegotudas’, que fuera algo rápido y lindo y que también pudiera servir de decoración para el baño. De ahí nació este sueño y, la verdad, jamás pensé que fuera a tener tanta acogida. A finales de septiembre lanzamos en Estados Unidos con todos los servicios y toda la aprobación del FDA.

¿Por qué te enfocaste en las cremas elaboradas con ingredientes naturales?

Evidentemente los químicos en los productos han de existir. Si realmente uno quiere que un producto funcione y dure, en la elaboración debe haber intervención química. Pero quería que los ingredientes naturales primaran, y ese era mi objetivo, que todo fuera lo más orgánico posible. Además, tenía claro que no podían ser testeados en animales y que tenían que ser dermatológicamente comprobados, pues no podía decirle a la gente que esto funcionaba sabiendo que no había evidencia que lo comprobara.

¿Cuál crees que es el secreto del éxito de la mujer empresaria contemporánea?

Yo creo que todo parte de la reinvención, y aunque detesto esa palabra, es cierta. Soy una mujer de 42 años, con hijos grandes, que ya su etapa del modelaje quedó culminada. Y creo que tenía claro que quería explorar el ámbito empresarial nuevamente. Ahora sé que quiero que este sea mi futuro: anhelo dedicarme de lleno a mi nueva empresa, siempre manteniendo un balance entre mi emprendimiento, mis hijos y la radio, que es mi pasión.

¿Cómo lograr el equilibrio entre la familia, siendo madre de dos hijos y esposa, el trabajo, la viajadera y tu labor como ama de casa?

Lo hago, aunque suene tonto, balanceando mi tiempo y el de ellos. Tenemos muchas normas en la casa y una de ellas es que la mamá trabaja mientras ellos estudian. Tengo la ventaja de que llegan casi a las 6 de la tarde a casa, entonces puedo dedicarle el día a mi trabajo, y cuando ellos llegan, soy mamá de tiempo completo. Tengo el apoyo de mi exmarido, que me ayuda mucho a cuidar a Nico y a Valentina; se queda con ellos cuando tengo que viajar a hacer mis vueltas de trabajo: visitas a los laboratorios y a supervisar las tiendas.

¿Cómo ves el futuro de tu empresa tras la pandemia y hacia dónde te gustaría ampliar tu portafolio?

Pues para la línea oficial de Catalina Maya ya van tres productos y en dos meses lanzamos el cuarto. La idea es que en dos años tengamos 8 productos en el mercado. Se la estamos metiendo toda, probando cada producto con mucha precaución. Yo soy la primera en hacerlo siempre. Hago de verdad un estudio superriguroso, porque soy muy intensa con el tema. Quiero que todo sea perfecto y los productos realmente funcionen. A la marca le veo mucho futuro, pues es la posibilidad de que muchas mujeres desde su casa puedan trabajar y crear sus propias tiendas virtuales sin tener que invertir un solo peso. Le veo mucho potencial a este proyecto, la acogida ha sido impresionante y ya estamos abriendo mercado en Estados Unidos. Estamos avanzando a pasos agigantados.

¿Cómo recomiendas usar el producto?

Recomiendo lavarse muy bien la cara en la mañana y en la noche con el jabón facial, porque es astringente. Tiene aloe vera, deja la piel humectada y el maquillaje sale fácil. Yo detestaba usar jabones porque todo se me volvía nada en el baño y quedaba como un panda por la pestañina, pero mi jabón es diferente. El protector solar es de especial cuidado. Yo reconozco que me lo pongo una vez al día, pero realmente hay que usarlo tres veces diarias. El suero yo recomiendo aplicarlo en la noche; tiene vitamina C, que es fundamental para crear una capa de agua en la piel, que hace que el brillo natural reluzca. Además, tiene ácido glicólico a un 2 por ciento, que es lo permitido por el Invima. El aceite yo me lo echo de pies a cabeza, pues el óleo tiene la finalidad de ser seco, por lo que no mancha ni con la más mínima gota. Yo vivía desesperada con eso, pero este producto es una maravilla.

¿Cómo combinarlo con la rutina de belleza para potenciar su resultado?

No hay que mezclarlo con ninguna rutina diferente a la habitual. En este momento solo faltaría agregar a la línea de productos un bloqueador, nada más. Con los productos que están en el mercado es una rutina totalmente completa.

¿Un destino soñado?

Bora Bora.

¿Tu libro de cabecera?

En este momento mi libro de cabecera es Los 88 peldaños de la gente feliz.

¿Tu máxima de vida?

Yo soy bastante confiada y no guardo rencor, la verdad. La vida me ha enseñado que no se debe confiar en todo el mundo, pero no llevo resentimientos ni cargo nada. Creo que todo radica en orar desde el corazón y dar todo con mucho amor, porque siempre he dicho que ‘el que no vive para servir, no sirve para vivir’.

En esta nota

  • Belleza
  • Famosos Aló
  • Catalina Maya
  • Felipe Pimiento
  • Revista Aló
  • Cata Maya

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Entretenimiento