Bienestar

Sentir lo que eres y lo que quieres, es tener un propósito

El estrés se ha convertido en la causa y la explicación a prácticamente todos los males que nos ocurren. Al menos así lo consideran gran parte de los médicos que, ante la muestra de fatiga física, tristeza y cansancio mental, no dudan en darnos un diagnóstico: estás estresada.

Por Sandra Real

-

Ese cansancio mental, emocional y físico mantenido en el tiempo, afecta significativamente a más cantidad de mujeres que hombres. Esto se debe a que llevamos una vida multitarea –actividades laborales, como amas de casa y madres, novias, amigas, emprendedoras, etc.– que derivan en una sobrecarga de trabajo.


Muchas, estamos desesperadas por encontrar una solución a la sensación de fatiga permanente. Acudí al doctor y luego de hacerme varias pruebas de sangre y de enviarme a la nutricionista, algunas de las soluciones que me propuso está la de modificar la alimentación y tratar de comer mejor: cinco pequeñas comidas al día –procurar que dos de ellas hacia la mitad del día sean ricas en proteínas– para estabilizar los niveles de azúcar en sangre, seguir haciendo ejercicio con regularidad y buscar actividades relajantes para aliviar las preocupaciones que pueden ir desde dar largos paseos hasta pasar horas descansando en la cama … Mi médico es bioenergético y me recomendó también empezar a pensar en positivo.

“Cómo te gustaría ser, cómo te gustaría sentirte, cómo quieres que tu vida se desarrolle. Cómo quieres despertar cada mañana, cómo quieres que luzca tu cuerpo físico, tus vínculos con tu esposo e hijos. El afuera se acomoda, influye y se fusiona con la magia que nace del interior…”, me dijo y me ayudó a entender que me estaba enfermando debido a que nunca me ponía en el primer lugar.
Me costaba decir que no en el trabajo y en las relaciones con los demás. Me había acostumbrado a hacer lo que me pedían sin cuestionarlo, sin valorar antes si verdaderamente era lo que quería hacer o necesitaba. Me había vuelto complaciente. Buscaba en los demás algo que había perdido: aceptación, cariño y protección. Y llegó un momento en el que sentí que me estaba exigiendo más de lo que podía dar y por eso tomé la decisión de escuchar más a mi corazón y elegir por mí, no por los demás.  

Creo que buscarse a sí mismo es la mejor inversión que se puede hacer. La vida no es fácil, más bien es una montaña rusa, con subidas y bajadas, llena de alegrías y de tristezas, de aventuras, vértigo y retos, de cambios, de situaciones duras e inesperadas, de incertidumbre sobre qué pasará.

Una de las lecciones más valiosas que he aprendido es a quererme y quererte de verdad, va mucho más allá de hacerte concesiones, regalarte más tiempo o hacer lo que te gusta. Para quererse hay que aprender a dejar que se vaya todo lo que se interpone en tu camino y te impide ser quien realmente eres. ¿Te pasa lo mismo que a mi?

Esta edición está pensada en ti, querida lectora. Sumérgete en nuestros temas y ojalá disfrutes de nuestras entrevistas, notas y reportajes para alegrar tus días. Un abrazo con todo mi corazón para ti. 

En esta nota

  • sandra real
  • propósito
  • mujer aló
  • revista aló

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Bienestar