Bienestar

Bienvenidos al nuevo año

Llegó abril, y seguramente muchos de nosotros no hemos cumplido muchas metas de toda esa larga lista que hicimos a principio de año. Algunos porque la verdad ni saben qué escribieron allí y otros porque lo intentaron tan fuerte que al ver que las cosas no salen como esperaban simplemente decidieron tirar la toalla. Para aquellos que son la excepción a la regla, mis respetos y aplausos, porque si algo nos ha mostrado la energía de este año es que todos esos planes en Excel, precisos, llenos de puntos y tiempos exactos, han tenido que ser modificados.

Por Sandra Real

-

Por: Alexandra Santos

Y así crean o no en la astrología, que por cierto desde hace algún tiempo nos venía anunciando la era Acuario (donde las estructuras tal como las conocemos se derrumban y explotan nuevas formas de conocimiento, amor, trabajo; mejor dicho, de vivir), lo cierto es que creo que todos los que de alguna manera nos reconocemos como controladores hemos tenido que empezar a soltar y surfearnos la vida de otra manera.

Foto. Hernán Puentes

Y es que por evolución o efecto postpandemia el mundo ya no es el mismo. Y creo que nosotros mismos tampoco. Y la resistencia es lo que muchas veces estanca los procesos que estamos viviendo. Porque está directamente relacionada con la falta de humildad, con querer que las cosas se hagan tal y como nosotros queremos o nos imaginamos. Y la vida misma, al igual que el amor, no se puede ni comprar, ni manipular ni mucho menos que se comporte como a nosotros nos venga en gana.

Hay una frase muy sabia del Dalái Lama: “Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”. Y es cierto, no podemos cambiar el clima, la economía mundial en un día o el corazón de una persona que está lleno de heridas. Por más de que queramos, por más de que nuestras intenciones sean buenas. Por más de que creamos estar en lo correcto o tener la razón. Hay cosas que son y ya. Hay situaciones que simplemente se tienen que desarrollar de esa manera.

¿Qué podemos hacer nosotros? Soltar la resistencia. Y surfear la situación con el mejor ánimo, las ganas, entendiendo que no es que Dios o la vida se haya puesto a crear un plan en contra de nosotros; dejar de poner etiquetas de bueno o malo a todo (incluso a las personas) y simplemente abordarlo desde la mejor manera que podamos hacerlo. Y no hay un manual para eso. Eso se siente. Se siente paz, se siente como ese partido de fútbol que se jugó y que se dejó todo en la cancha. Así el resultado no sea el esperado. Porque en algunos casos ese sí es el mejor escenario, que no pasé tal cual lo pensamos.

Igual funciona en el amor. Lloramos porque alguien se fue, sin saber que su partida nos ayuda a crecer y a madurar para que el siguiente amor se viva de manera más plena y consciente. En los negocios no es diferente, o si no revisen las historias de las personas más exitosas en esta área y seguramente encontrarán más de lo que etiquetamos un fracaso.

Si me preguntan cuál es mi recomendación para estos tiempos tan movidos y de cambio, les diría que hacer un alto en esa vida acelerada, en esa necesidad insaciable de mostrarles a los demás que tenemos más para que de esta manera nos valoren más (como si se tratara de una certificación Icontec llena de puntos para alcanzar la felicidad: matrimonio, casa, carro, viaje a los lugares tendencia, ropa de marca, club…). Ojalá fuera solo chulear etapas o acumular bienes o dinero. Claro, estos nos traen momentos de alegría, euforia, celebración. Pero no felicidad. Así como en los cuentos de hadas, eso solo se encuentra en el interior, y si no sabemos qué llevamos adentro, pues es muy difícil encontrarlo.

Foto. Hernán Puentes

Tengan casa, carro, lo que quieran, pero conózcanse lo suficiente para entender que eso no los representa, no les da su valor; nada en el exterior lo hará. Por eso es tan importante parar, sentir, aceptar y después, claro, actuar, tomar esas decisiones que nos dan esa sensación de paz, que también podemos llamar coherencia con nuestro ser.

La buena noticia es que, según la astrología, el nuevo año empezó el pasado 20 de marzo. Así que todavía están a tiempo de parar, reencontrarse, sentir desde el corazón a quién aman, qué desean, con qué vibran, y esta vez generar un plan de acción, no como lo quiere la sociedad, el Instagram o su mamá, sino ustedes, desde su ser, desde su alma, desde eso que inevitablemente les va a sacar más de una sonrisa, y lo mejor es que no va a ser fingida.

En esta nota

  • Alexandra Santos
  • Claves para lograr objetivos

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Bienestar