Carolina Cruz habló sobre su nueva vida en la más reciente edición de Revista Aló.
Entretenimiento

Carolina Cruz habla tras su separación, de su hijo y más detalles de su vida

Fortalecida, más madura y feliz... Luego de publicar un comunicado en el que corroboró su separación, la presentadora vallecaucana acalló los rumores y hoy vive sintiéndose más tranquila. Luego de muchos aprendizajes y de los retos personales que ha sorteado en el último año, nos habla sobre sus aprendizajes y cómo vive hoy siendo una mujer aún más fuerte.

Por Sandra Real

-

¿En este momento de tu vida, cómo analizas el tema del amor propio? 

Pues yo creo que es el más importante. Yo desde hace mucho tiempo aprendí a tener amor propio… Digamos que, desde otro punto de vista, y sobre todo lo digo desde que soy mamá, sigo pensando que si uno está bien, los hijos también lo estarán. A uno nunca se le puede olvidar que fue primero mujer, y creo que cuando somos mamás, muchas veces se nos olvida eso, y yo trato de tenerlo siempre presente. Sí, yo soy mamá, pero fui mujer primero y necesito estar bien, necesito estar sana, activa, sentirme fuerte, saludable, que si estoy linda o no… Digamos que es en lo único que pienso, en estar sana, estar activa, estar bien y sanar. 

¿Desde hace cuánto empezaste este proceso de sanación?  

Desde hace mucho tiempo vengo trabajando muchas cosas en mi alma, como tratar de sanar muchas cosas y entender muchas situaciones, entre esas el amor propio. Pienso que cuando uno tiene amor propio muchas veces se vuelve un poquito egoísta porque piensa es en uno… o sea, primero en uno, y uno dice ‘tengo que sentirme bien, tengo que estar bien para que lo que me rodea esté bien’, y no es tan fácil llegar a este momento, porque muchas veces, y a mí me pasaba antes… me sigue pasando, pero creo que ya no tanto, pensaba siempre en los demás y me dejaba de última.  

¿Hoy eres la primera en tu lista de prioridades? 

Antes pensaba en todo el mundo y yo era la última siempre. Entonces, empecé a pensar mucho más en mí, empecé a trabajar en la honestidad de los sentimientos, en los sentimientos reales, en lo que de verdad estaba sintiendo y en lo que de verdad quería para mi vida, lo que de verdad me da tranquilidad, en lo que en realidad me da felicidad. 

¿Cómo encontraste esa respuesta? 

Creo que muchas veces lo sabemos, porque todos, entre nosotros, sabemos, pero nos cuesta trabajo tomar decisiones porque no nos gusta salirnos de la zona de confort, porque muchas cosas se nos vuelven costumbre en la vida… y digo decisiones en todos los sentidos, en el sentido de pareja, de trabajo, de familia, en el sentido hasta de moverse de casa o de lugar, lo que sea, porque nos gusta quedarnos quietos, nos da miedo tener que movernos porque ¡Dios mío, qué va a pasar, ¿será que si soy capaz, no soy capaz? Yo siempre he sido una mujer arriesgada, a mí nunca me ha dado miedo moverme, nunca me ha dado miedo tomar decisiones, nunca me ha dado miedo arriesgarme a cosas diferentes, y si eso me da paz y tranquilidad y me hace sentir bien, siempre lo voy a hacer, en cualquier aspecto de mi vida. 

¿Cómo tomar decisiones cuando el miedo nos paraliza? 

Yo creo que muchas veces uno lo necesita, uno siempre sabe dónde está bien y dónde no está bien, dónde se está sintiendo cómodo y dónde no. Pero por ese miedo, a uno le cuesta mucho trabajo tomar decisiones. Y lo más loco, y sé que nos pasa a todos, es que Dios es tan maravilloso con uno y tan consentidor que siempre te da las respuestas. Yo cuando a Él le doy el tiempo, y siempre lo he hecho con todo en mi vida, con todos los procesos de mi vida le digo “bueno, te voy a entregar a ti. Yo ya intenté lo más que pude, te entrego el timón a ti y tú toma la decisión”. Cuando le entrego el timón siempre me muestra lo que yo ya sabía, siempre me muestra las decisiones que tenía que haber tomado hace un mes, dos meses o tres, pero yo siempre digo que no es en el tiempo de uno, sino en el tiempo de Dios.  

¿Crees que tomaste las decisiones correctas? 

Cuando uno entrega ese tiempo, siempre termina tomando la decisión correcta, porque si se deja llevar, a uno le muestran las cosas y no quiere ver, entonces, como dicen por ahí, Dios le dice a uno ‘ayúdate que yo te ayudaré’, pero también tiene que tener uno la disposición, la calidad y la honestidad de saber que lo que está haciendo es lo correcto para uno; no importa la otra persona, porque muchas personas dirán ‘no es que yo no he hecho esto porque me da pesar con mi mamá’ y ‘yo no he hecho esto porque me da pena con mi hijo, con mi tío o con mi pareja’, y ¿a quién le da pesar de uno?, ¿quién dice ay, pobrecita Carolina? ¡Nada! La decisión que uno toma nadie más la va a tomar por uno. 

En estas fotos te vemos empoderada, te vemos divina, feliz, muy segura de ti misma. ¿Cómo te sientes hoy en día? 

Yo me siento muy fuerte, completamente fuerte. Una mujer muy fuerte y poderosa, con la capacidad de sacar adelante cualquier situación, sacarle lo positivo, voltear la torta y mirarla desde otro lado. Me veo mucho más madura, como una mujer agradecida, una mujer completamente empática, sensible. Sigo siendo una mujer muy amorosa, soy así y esa siempre será mi esencia, pero sí me siento mucho más fuerte. Así me veo.  

¿Y eres feliz? 

Sí; superfeliz, muy feliz. 

En esta nota

  • personaje
  • carolina cruz
  • caro cruz

RECIBE LAS ULTIMAS NOTICIAS DE LA FARANDULA EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre, cine, farándula, moda y belleza

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más especiales

Más de Entretenimiento